top of page

Si te burlas, también eres asesin@

Actualizado: 29 jul 2021

El tema del manejo de mensajes por parte de los "influencers" es hoy en día una de las principales preocupaciones de mucha gente.

¿Cuánto está influyendo esa voz día con día en ti, o en tu hijo/a?


Ayer vi un video que verdaderamente me impactó. Una chica famosa en redes sociales, dio un mensaje en donde llorando, acusaba a otra chica también "influencer" por bullying. Las acusaciones no sólo iban por el bullying que según ella menciona, llevaba más de 8 años realizándose hacia ella, sino porque había ya una costumbre de atacar a otras personas a través de sus redes sociales (con más de 7 millones de seguidores) y ser la causa; según ella acusa; de que 2 personas ya se hayan quitado la vida.


What? sí, tal cual. Me puso la piel chinita, me temblaron las manos del impacto, la impotencia y el estrés que escuchar eso me provocó. No es novedad el bullying, claro que no. Lo que tampoco es novedad y resulta hoy más preocupante aún es la capacidad de influencia que tienen algunas personas sobre los demás. En mi caso no es ese "influencer buleador" quien más me consterna, sino los millones de personas que hacen lo mismo; aún cuando su nivel de popularidad e influencia no sea igual, porque esas personas que se quitan la vida por no soportar más los ataques; no lo hacen a causa de UNA SOLA PERSONA lanzando mensajes de odio. Ese hostigamiento que día con día va llegando hasta sus redes sociales y vidas, lleva el odio, complejos, la frustración y la mala fé, de miles o millones. ¿Qué nos está alimentando a los seres humanos? ¿Qué nos está haciendo felices?


Con lo anterior quiero decir que , esa persona que tiene millones de seguidores lleva una responsabilidad mayor al hablar y actuar, sí; pero eso no exime a esos miles de seguidores de la culpa de imitarle e ir a hostigar la vida de otros, que además suelen ser completamente desconocidos para quienes les atacan.


Por eso te digo ahora a ti que me lees; si tu sueles burlarte de los demás, festejar y alentar ese tipo de conductas...eres exactamente igual que quien lo inicia. Tal vez quien lo inicia con más creatividad que hoy en día lo convierte en alguien famoso; pero eso no te resta a ti culpabilidad, ni te otorga calidad en tu persona. Si alguien se suicidó porque no aguantó el desprecio de otros; te hace igual de responsable a ti. Aún cuando no hayas sido tú quién directamente afectó a esa persona; pues lo has hecho con otros; has festejado que lo hagan con otros.


Sí, es una acción terrible y equivocada que alguien con influencia actúe mal, pero eso no tendría relevancia si no hubiera tantas personas con tan poca ética y calidad humana. Esos suicidios quedan en la consciencia colectiva. En la vergüenza de todos aquéllos que encuentran placer en minimizar a los demás.


El influencer no es menos culpable, pero tampoco más. Las marcas que aplauden esas conductas, contratando y enalteciendo a esos personajes, son cómplices. Las personas que convierten en el alma de la fiesta a quienes tienen conductas reprobables; son cómplices. A esas personas que hoy son famosas por desprestigiar a otros, por burlarse, actuar con dolo y lastimar, les digo que ese número que tanto festejan cada vez que aumenta en sus redes sociales; está conformado por millones de frustraciones, rencores, complejos y necesidades mal direccionadas. Y será la deshonra, independientemente de la justicia, quien los tendrá que detener.


El llamado suicidio por bullying es en realidad un asesinato, en donde cada una de las personas que acostumbran burlarse y lastimar a los demás, en donde cada una de las personas que acostumbran enaltecer y celebrar a quienes se burlan con ese tipo de actos, son culpables.


Si lo que tus hijos ven, generan y comparten en redes sociales te preocupa, te felicito, intenta poner límites y ofrecerles asesoría para que elijan contenidos de calidad; pero nada será más efectivo que tu ejemplo y darles esa certeza y convicción de que hacer el bien y tratar con bondad a los demás es la única manera con la que se debe actuar.


Las palabras hieren a muerte...pero también construyen.


Elijamos que sean nuestras voces quienes enaltezcan virtudes. Elijamos que nuestras palabras devuelvan la vida a quienes hoy sienten que ya no pueden más y quieren dejar de existir. Elijamos estar del lado de los buenos.


En memoria de quienes hoy ya no pudieron alzar la voz...


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page