top of page

¿Qué le debes a tu mini-tu?.


Levante la manita quien ha dejado de hacer mil cosas porque le da pena o miedo verse mal frente a las demás personas!! (mi mano ya está arriba obviamente)

Sincerémonos...no pasa nada, lo vivimos a cada rato, y yo creo que últimamente PEOR debido a tanta exigencia de las redes sociales. Es decir, antes el tema era con los compañeros de la escuela, del trabajo, o en la ciudad en donde vivías; pero ahora desde que nos volvimos "globales" el asunto y la expectativa es ¡de todos hacia todos! y la verdad que así no se puede.

No sé si te ha pasado, pero en lo personal , mil veces me han dado ganas de mandar a la shit a cuánta persona se atraviesa en mi camino con su respectivo "te lo digo en buena onda, peeeero creo que te verías mejor si... (y lanza su hacha maligna a cortar cabeza)" ¡pum! lo peor es que ya ni siquiera mandar a la gente a la shit es opción porque ¡AHORA TAMBIÉN ES MAL VISTO! y acabas volviéndote el discriminador de gente ojete que navega con bandera de "ni modo amigui, ya sabes como soy yo, sin filtro"

Sí, hay comentarios honestos que se agradecen , pero también hay muchos otros que llevan miedos de quien los emite, coraje por lo que ellos mismos no se atreven a ser, o celos por lo que no han logrado. Y tal vez sin maldad, pero sí deseando en el fondo no ser los únicos en sentirse mal, así que como hilo de media, nos dejamos llevar y caemos en el juego de la victimización. Y ahí estamos, llenando el vaso de lo que iban a ser nuestros sueños, con inseguridades nuevas, a veces ajenas que día con día nos van consumiendo.

Hablo de aquélla vez que ibas a emprender un negocio y alguien "buena ondita" se te acercó y te dijo: "uy! la cosa está difícil, no creo que sea buena idea" te aterró, y lo dejaste. Hablo de cuando ibas a salir con un chavo que te encantó por su plática y llegó tu "amiga super linda" y te dijo: "pero está como muy feo , ¿no? " . Lo viste bien, y sin darle chance decidiste decirle que mejoren otra ocasión se veían. También hablo de cuando por el contrario un chavo super guapo te invitó a salir y llegó tu otra "amiga" y te dijo: "la verdad, no creo que vaya en serio, ha andado con chavas super guapas..." saliste con él, y decidiste hacerte la fácil y valemadrista porque pues..."seguro ni iba en serio" ¿no?. O esa vez que mucha gente te felicitó por algún logro y tus mejores amigos lo único que expresaron fueron "bromas" (burlas), sin jamás decir siquiera un "te salió chido, la verdad" . Cuántas cosas hemos dejado pasar por pensamientos que no nos corresponden.

En la actualidad lo tenemos más difícil, porque como dije en un principio, no sólo son los "amigos" sino que debemos sumarle a todos aquéllos que se dicen "nuevos amigos", porque se unieron a nuestras comunidades en redes sociales. Y ahí sí, pueden ir desde las decenas hasta los millones de personas interesadas en opinar en todo lo que sucede. Me llama la atención con qué facilidad se emiten a veces comentarios sumamente hirientes directamente en las cuentas o perfiles de las redes sociales, con el pretexto de "pues es que si publicó algo, yo tengo derecho de opinar" y lo que más me aflige es que esa cantidad de odio plasmado no es más que reflejo de lo que el propio emisor está viviendo, y ahí es cuando digo: "mucha gente la está pasando mal".

Lo cierto es que todos esos comentarios van mermando nuestras pasiones, nuestras ganas, en muchas ocasiones nos vamos llenando de capas encima de nuestra esencia, disfraces que nos llegan a confundir, y cuando queremos ser nosotros mismos ya ni nos acordamos cómo éramos. La peor parte es que esos disfraces llega un momento en que aprietan, lastiman y dejan de ser cómodos...porque ¡nadie se siente cómodo aguantándose las ganas de ser uno mismo!

Me ha pasado, no sé si a ti, pero afortunadamente, también me he dado cuenta. Ahí está la clave del inicio de la solución. Eliminar esas capas, una a una hasta llegar a la deliciosa libertad de ser quien eres.

Sea lo que sea que hagas, desde emprender un negocio hasta enamorarte; definitivamente será más saludable en libertad, disfrutando y poniéndole toda tu pasión. ¡Al carajo los que no se sientan contentos contigo por como eres!; habrá quienes sí. A la fregada esos que juzgan sin siquiera haber estado en una situación parecida a la tuya. Cuánta destrucción vemos en personas que nunca han construido. Cuánta crítica de quien jamás ha intentado hacer siquiera la mitad de lo que tú has hecho.

Siéntete libre de ser TU, así con todo lo que llevas encima, con tus lágrimas y tus alegrías, con tus elecciones, y caminos recorridos. Siéntete en libertad de volver a DISFRUTAR TUS LOGROS SIN SENTIRTE MAL PORQUE EL DE AL LADO NO HA HECHO NADA. No tiene nada de malo ser feliz, no tiene nada de malo atreverse, no tiene nada de malo aprender a hacer a un lado a quienes lejos de aportar , destruyen. Analicemos, ¿cuánto le debemos a nuestro niño(a) interior?, seguramente es mucho, probablemente si no nos hubiéramos dejado llevar por tantos comentarios ajenos, hoy podríamos estar haciendo mucho más de lo que hasta ahora hemos hecho. No es tarde aún.

Devuélvele la confianza a esa niña (niño) que quería hacer tantas cosas y que por opiniones ajenas dejaste de hacer. Devuélvele a esa personita que aún habita dentro de ti, las ganas de volver a soñar. Abrázala y prométele que jamás le abandonarás, que aquí estás y que nunca nadie volverá a truncar sus pasiones. Se lo debes, y se lo merece. Cuéntale lo bien que lo has hecho, lo mucho que has logrado y los sueños que juntos aún van a construir.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page